Durante varios años el Massachusetts Institute of Technology (MIT) ha ofrecido un curso sobre los Principios y Práctica de la Tecnología de Asistencia (PPAT). Las tecnologías de asistencia consisten en productos que se utilizan para aumentar, mantener o mejorar las capacidades funcionales de las personas con discapacidad, desde impedimentos visuales o problemas de movilidad hasta problemas auditivos. Se trata de asistir a las personas con alguna discapacidad para que puedan realizar tareas que, sin dicho producto, les sería difícil o incluso imposible llevar a cabo por sí solas, proporcionándoles una mayor independencia. Algunos de los citados productos son sillas de ruedas, prótesis, dispositivos braille, audífonos y software para personas ciegas.

En el caso del MIT, apuestan por un curso en el que no solo se aprende la teoría y la técnica de la tecnología de asistencia, sino que se hace desde la práctica. Por eso, el curso consta de pequeños grupos de estudiantes trabajando de cerca con una persona  con discapacidad del área de Boston y Cambridge para diseñar un aparato, equipamiento, o cualquier otro producto que de alguna forma asista y mejore la vida de esa persona. De esta manera, los y las estudiantes aprenden de primera mano los retos y dificultades que tienen las personas con discapacidad, y juntos y juntas intentan buscar alguna solución a través de la tecnología. 

Algunos de los proyectos realizados por estudiantes en cursos pasados son una app para detectar colores y estampados y ayudar a las personas ciegas a vestirse de manera independiente; una cuchara para que personas con lesión de la médula espinal puedan comer más fácilmente sin derramar la comida; prismáticos para observar aves sin necesidad de usar las manos; o una aplicación para que los y las residentes de un centro de atención asistida puedan pedir ayuda de manera más fácil.

Estos proyectos y muchos otros que salen del curso están contribuyendo a mejorar cada vez más vidas. Y es que, cuando trabajamos en colaboración y en diálogo con las comunidades que más lo necesitan, estamos más cerca de que la ciencia cumpla su objetivo, mejorar las vidas de todas las personas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación