Según informó un artículo de EL PAÍS del 11/04/2019, el acusado de matar por la espalda a un hombre en un pub dijo que lo hizo solo para hacerse el chulo frente a las dos amigas de Pablo y que fue una niñatada. El ahora acusado ya tuvo una condena anterior por violencia, lo cual no evitó que algún medio de comunicación y algunos participantes en redes sociales lo presentaran como un héroe antisistema. Las evidencias científicas demuestran que ensalzar a un violento fomenta que no solo continúe cometiendo actos violentos, sino que cada vez sean de mayor intensidad. Además, este protagonista cuenta entre sus apoyos con personas influyentes por ser nieto del almirante más vinculado a Pinochet. 

Por suerte, hay otros hombres que no solo no han ejercido nunca ese tipo de violencia, sino que reconocen que, cuando tuvieron tentación de hacer alguna de muchísima menos intensidad, era para intentar ligar. Joaquín Sabina declaró ya hace tiempo a EL MUNDO que quería sentirse héroe por un día y que hace tiempo se ligaba lanzando cócteles molotov como el que él tiró al Banco Bilbao, y reconocía que era muy gilipollas. Disfrazar la violencia de ideales políticos encubre a algunos que la ejercen por objetivos muy concretos que nada tienen que ver con esos ideales y que se oponen radicalmente al avance hacia un mundo mejor. 

Hay que decirlo claramente: a las chicas no nos gustan los chicos violentos, al contrario, nos resultan horribles y ridículos. Además, sabemos que quienes ejercen la violencia tienden a hacerlo también contra nosotras en las relaciones personales, tanto esporádicas como estables. Está muy claro que hay un discurso coercitivo en series, en películas y en las redes que intenta que nos creamos que los violentos son atractivos y excitantes. También está claro que algunas chicas están sometidas a ese discurso y encuentran dificultades para ejercer su libertad disfrutando de relaciones igualitarias y realmente atractivas y excitantes. Pero hay cada vez más evidencias científicas de qué es lo que realmente pretenden y hacen los violentos, y cada vez más feministas conocemos esas evidencias, y así luchamos más eficazmente contra toda violencia de género. 

Secciones: _noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación