La nueva marioneta Karli de Barrio Sésamo. Twitter deSesameStreet

Esta semana se daba a conocer que en EE.UU hay 5.7 millones de niñas y niños menores de 11 años, uno de cada ocho, que viven en hogares con un miembro de la familia que sufre un trastorno por abuso de sustancias; y que uno de cada tres de estos menores ingresará en un centro de acogida que se hará cargo de su guarda debido a la adicción parental, un número que ha crecido más del 50% en la última década.  Por ello Barrio Sésamo anuncia que Karli será la marioneta que acompañe a las familias y menores que están pasando por esta situación, al mismo tiempo que ofrecerá recursos sobre cómo tratar esta problemática en la primera infancia, con el objetivo de visibilizar cómo la adición parental impacta en la vida del menor y, a la vez, ofrecer una respuesta a esta adversidad.

En Estados Unidos la crisis de los opiáceos ha ido creciendo en los últimos años hasta llegar a considerarse una epidemia, una compleja problemática social a la cual se está tratando de dar respuesta desde la Salud Pública. Ahora, tal y como informan los medios, Barrio Sésamo lo quiere visibilizar, pues un promedio de 130 personas muere cada día por sobredosis de drogas relacionadas con los opiáceos, y muchos de ellos son padres y madres, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

El programa educativo, que acaba de cumplir 50 años, nació en 1969 en un contexto en que EE.UU. apostó por una sociedad más equitativa e inclusiva. Trabajó de la mano de Harvard Graduate School of Education y apareció junto con el lanzamiento de otros programas como Head Start. 

El éxito y durabilidad de Barrio Sésamo se atribuye al desarrollo de un currículum elaborado rigurosamente por profesionales de la psicología, la sociología y la educación, quedando avalados científicamente todos los contenidos que trata, así como por aplicar una continua evaluación de su impacto. En sus inicios, el propósito fue lograr el éxito educativo y social poniendo especial atención a la primera infancia en entornos vulnerables. Sus programas fueron diseñados por la reconocida pedagoga Courtney B. Cazden, profesora emérita en Harvard. Hoy se cuenta con numerosa literatura científica sobre el impacto de Barrio Sésamo en todo el mundo, al tratarse de la intervención educativa más investigada de la historia, según Harvard.

La nueva marioneta Karli será quien trate de explicar la adicción de su madre, con el fin de  facilitar la comprensión de las situaciones difíciles por las que pueda estar pasando un menor, que puedan resultarle estresantes o hacerle sentir culpa, vergüenza o soledad. La finalidad es contribuir a que no se sientan solas y solos, fomentando un entorno que apoye y ofrezca amor a la familia para que, juntas y juntos, hagan frente al desafío de la adicción.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación