El plan de la Unión Europea de Política Agrícola Común (PAC) ha facilitado que Anna Savasta y su cuñada Marinella Romano, agricultoras de la zona de Roccapalumba, Italia, pudieron salir adelante con su pequeña empresa agrícola. Además, esta ayuda supuso un impulso para la innovación del negocio. De acuerdo con la información de EFE, la financiación recibida permitió a las agricultoras de dotarse con nuevo equipamiento técnico y tecnológico que las permitió aumentar su producción y las correspondientes ganancias en la plantación de cactus.  

Las mujeres juegan un papel muy relevante en el sector agrícola ocupando en su mayoría la fase final de la cadena de producción. Ocupando también roles de ganaderas, pastoras, artesanas, jornaleras… muchas de las mujeres en el mundo agrícola se encargan de elaborar el producto final para finalmente comercializarlo. Con un envejecimiento evidente del primer sector, las mujeres son una pieza fundamental en el impulso de un nuevo sector agrícola renovado y que responde a las demandas actuales de la sociedad. 

Concretamente en Italia, más de 400.000 mujeres se dedican profesionalmente al mundo agrícola. Por otra parte, el agroturismo, gestionado en un 40% por mujeres, está cautivando la atención del turismo que busca conectar con el medio ambiente en un entorno de tranquilidad muy alejado del bullicio de las grandes ciudades. Ayudas como las proporcionadas a Savasta y Romano, bajo el marco PAC Post2020, favorecerán un cambio generacional y contribuirán promocionar a las mujeres también en cargos de responsabilidad.  

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación