https://ecodes.org

Cómo vivir más y mejor es un deseo común de la mayoría de personas y los y las investigadoras de todo el mundo trabajan en ello para dar respuestas. En DF hemos recogido cómo correr, nadar, esquiar o montar en bicicleta mejora la calidad de vida a la larga o como, por ejemplo, el optimismo contribuye a una mayor longevidad. Las personas de las que nos rodeamos a diario son un factor importante a tener en cuenta y, por ello, los espacios en los que cohabitar están siendo muy variados. 

Ejemplos son el alquiler compartido, las residencias de estudiantes, el coliving o la convivencia colaborativa. En esta última tendencia se encaja el proyecto Ciutat d’Elles, una ecoaldea recuperada por mujeres mallorquinas mayores de 65 años. Ciutat d’Elles se regirá por principios de sostenibilidad ambiental, económica y social y sus integrantes apuestan por un envejecimiento activo en el que la comunidad juega un papel fundamental. El principal propósito de este grupo de mujeres que retoman esta iniciativa -entre ellas Malén Cirerol, Leonor Taboada, Ángeles Martínez, Eve de Castro y Rosa Masdeu- responde a “¿Cómo queremos vivir hasta la muerte? ¡Vivas y contentas!”.

Ya existen otros referentes de este modelo. En Francia, Ma Maison de Babayagas llevó a un grupo de mujeres a solicitar alguna comunidad de viviendas al ayuntamiento de París durante 15 años. Finalmente, lograron que se les cedieran viviendas de 40 metros cuadrados por un alquiler de 320 euros al mes. En el caso de Mallorca, Son Busquets es la zona urbanizada que estas luchadoras por una mejor vejez solicitan a las instituciones públicas. Con un enfoque ecologista, entusiasta y con carácter público, las impulsoras consideran “que debería integrarse en el ministerio de Asuntos Sociales. Si el Govern ha sido valiente en Medio Ambiente, debería serlo en este tema”.

Secciones: Culturas subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación