Los cigarrillos electrónicos pueden provocar efectos muy dañinos para la salud, derivando en enfermedades respiratorias, a pesar de lo atractivo que pueda resultar entre las personas más jóvenes. Así lo han evidenciado los resultados de una investigación, publicada en la revista Environmental Health Perspectives y dirigida desde la Harvard T.H Chan School, después de encontrar un químico aromatizante tóxico en este tipo de cigarrillos. 

Según esta investigación, hoy existen en el mercado alrededor de 7.000 variedades de cigarrillos electrónicos con sabor. Aunque en los últimos años se ha extendido como una alternativa al cigarrillo tradicional, se está incrementando considerablemente su uso sin visibilizar las consecuencias negativas que provocan en la salud. Los posibles efectos perjudiciales que se identifican en la respiración pulmonar se relacionan con un líquido que se guarda en los dispositivos recargables conocido como Diacetyl, 2,3-Pentanedione.

Durante el desarrollo de la investigación se probaron diferentes cigarrillos electrónicos con diferentes sabores. Todos ellos contenían, además de esta sustancia química, tabaco y nicotina. Se probaron un total de 51 cigarrillos para asegurar si se detectaba o no la presencia de estos productos químicos, y se estudió la extracción de aire durante ocho segundos. Las corrientes de aire de 47 de los 51 cigarrillos que se analizaron mostraron claramente que sí contenían los químicos tóxicos.

Las conclusiones de la investigación ponen de relieve la importancia de analizar un producto, que, a pesar del impacto negativo que tiene para nuestra salud, se ha ido popularizando sobre todo entre las personas jóvenes. Si bien es cierto que durante los últimos años las administraciones públicas de la salud han mostrado mayor preocupación por los efectos de la nicotina de los cigarrillos tradicionales, las conclusiones de esta investigación abren la puerta a una nueva problemática, afirmando que todavía falta por conocer más evidencias sobre los cigarrillos electrónicos. 

Dado que las personas podemos elegir entre usarlos o no usarlos, al igual que cualquier otro producto, disponemos de las evidencias que nos alertan de las consecuencias negativas que podemos tener en nuestra función respiratoria si optamos por el consumo de estos cigarrillos.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación