El movimiento “Me Too”, surgido hace dos años, no sólo cambió el paradigma social respecto al acoso sexual recibido en el sector cinematográfico, sino que fue llegando a cada uno de los ámbitos a nivel global. Se extendió de tal forma que las agrupaciones femeninas de los distintos deportes se han visto afectadas positivamente gracias al movimiento social del “Me Too”. 

En este caso, la Ladies Professional Golf Association, con sede en Estados Unidos, ha conseguido más patrocinadores para las golfistas profesionales femeninas; incluso más que en los últimos diez años. Según asegura su comisionado Mike Whan, hace diez años la inversión en el deporte femenino era vista como una opción poco factible para las empresas que querían iniciarse en el mercado deportivo. Ahora el paradigma ha cambiado y eso significa que las deportistas profesionales están mucho más visibilizadas que hace unos años. 

Gracias al movimiento del “Me Too”, las corporaciones acuden a ofrecer contratos de patrocinio a las jugadoras profesionales, en este caso de golf. En concreto, la Ladies Professional Golf Association ha obtenido 21 nuevos socios corporativos y sus ingresos se han disparado en un 88% desde enero de 2018. 

 

Además, la asociación de mujeres golfistas no solamente ha aumentado su número de patrocinadores, sino que ofrece opciones para empoderar a las mujeres y fomentar el liderazgo femenino; opciones tales como programas de liderazgo para las niñas e incluso un servicio de guardería para las jugadoras con hijos y/o hijas. 

En definitiva, podemos ver cómo todo movimiento social con acciones conjuntas, granito a granito, tiene sus efectos positivos en la sociedad.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación