La violencia dentro de la relación de pareja sigue siendo un problema grave y generalizado en todos los países, ámbitos y regiones. Este artículo, publicado en la revista Violence Against Women, informa sobre las razones por las cuales las mujeres maltratadas optaron por evitar obtener órdenes de protección personal (PPO) a pesar de la escasez de otros servicios para ellas.  

El análisis de las dos autoras que firman el artículo Responding to Intimate Partner Violence: Urban Women’s Decisions About Getting Personal Protection Orders When Other Resources are Scarce muestra que las mujeres afroamericanas experimentan una alta prevalencia, a la largo de sus vidas, de violencia física en pareja, pero los recursos para ellas son a menudo escasos.

Las autoras utilizaron el análisis de los métodos mixtos de las respuestas de una encuesta telefónica, mediante la que descubrieron que las mujeres afroamericanas con menos educación y que no estaban satisfechas con las respuestas que la justicia penal les había dado ante un incidente abusivo, tenían menos probabilidades de pedir órdenes de protección personal (OPP).

El análisis cualitativo mostró que muchas mujeres no buscaban las OPP porque la evaluación que recibían en sus parejas (por parte del sistema judicial) indicaba que no eran necesarian o que aumentaban el riesgo. También fueron notables los obstáculos prácticos a los que estas mujeres se enfrentaban en la obtención de dichas órdenes de protección. 

Ante esta realidad, quedan de manifiesto las desigualdades que sufren, también ante la ley, las mujeres que ya sufren una desigualdad por raza, por origen, etc.

Si quieres, puedes escribir tu aportación