El conocido instituto de investigación alemán Max Plack Society (MPS) ha decidido abordar el tema del acoso y el bullying lanzando una encuesta entre sus trabajadores y trabajadoras sobre el clima de trabajo interno. El director del Instituto pretente obtener una imagen del estado de ánimo general del centro para poder basar las respuestas del mismo ante cualquier problema general que pueda llegar a darse.

MPS encargó a sus empleados y empleadas una encuesta después de que, el año pasado, hayan salido a la luz dos escándalos de acoso, relacionados con un alto cargo, que involucraron a directores de investigación. La encuesta, cuyos resultados se han publicado recientemente en la Revista Nature bajo el título [Germany’s prestigious Max Planck Society conducts huge bullying survey], recoge respuestas recibidas por más de 9,000 personas de la Max Plack Society, que corresponden al 38% del personal de MPS y que forman parte de los 86 institutos de investigación de la MPS. 

A partir de los resultados, el estudio encuentra que el 76% de las y los miembros dijeron que estaban orgullosos/as de trabajar en su organización y el 84% que irían más allá para apoyar el éxito de su instituto. Por otra parte, en relación al bullying y al acoso, se acerca al 10% el porcentaje de las personas encuestadas que afirmaron haber sufrido bullying en los últimos 12 meses. El 17,5% dijo que lo había sufrido durante un período más largo. La incidencia sobre discriminación por motivos de género o problemas en relación al acoso sexual fue denunciada por casi el 4% de las personas encuestadas en los últimos 12 meses. 

La encuesta también encontró que más personal no científico que científico afirmó haberse sentido intimidado: 23% en comparación con 13%,  lo que puede deberse a que los institutos tienden a tener una mayor rotación de personal científico que de personal técnico y administrativo. El estudio muestra también que el 14% de las mujeres dijeron que habían sufrido acoso sexual en un período más largo que los últimos 12 meses. Fueron más las mujeres directoras y en posiciones de liderazgo (26%) las que informaron haber experimentado un comportamiento sexista no deseado, frente a un 23% de personas en situación postdoctoral y el 25% de estudiantes de doctorado. 

La realización de este estudio significa ya un avance en línea con el momento crucial en el que se encuentra la comunidad académica internacional al sacar a la luz realidades sobre posibles situaciones de acoso y bullying que han pasado a primer plano, sobre todo en el último año. Aunque, como afirma el director de MPS, muchas instituciones académicas no tienen políticas formales de intimidación o definiciones de conductas no deseadas. 

Actualmente, el MPS está creando un código de conducta para el bullying dando respuesta a estos resultados, y está implementando la capacitación obligatoria ya que, como dice el Max Place Institute, está comprometido con la tolerancia cero tanto para cuestiones de acoso como de bullying. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación