El Instituto Cultura y Sociedad (ICS), Universidad de Navarra, en colaboración con la Universidad de la Columbia Británica, Canadá, han trabajado conjuntamente en un reciente estudio publicado en la revista Qualitative Health Research: ‘People With Advanced Cancer: The Process of Living Well With Awareness of Dying’ – “Personas con cáncer avanzado: el proceso de vivir bien con la conciencia de morir”-, tal y como recoge agenciasinc.

A pesar de que cada vez se detectan con mayor premura los casos de cáncer, se interviene con éxito con tratamientos y se alarga la esperanza de vida, continúan siendo muchos los casos en que el o la paciente debe vivir con cáncer de manera crónica. Las autoras del estudio, María Arantzamendi, Noelia García-Rueda, Ana Carvajal y Carole A. Robinson han publicado los relatos de vida de 22 participantes con cáncer terminal y han basado su estudio en la teoría establecida en 2017 por Carole A. Robinson sobre cómo mejorar la calidad de vida padeciendo una enfermedad crónica.

Esta teoría se desarrolla en cinco fases: lucha, aceptación, convivencia con la enfermedad crónica, compartir la experiencia y reconstrucción de la vida. Mientras que la lucha tiene lugar en los peores momentos de la enfermedad como son los de la detección del cáncer avanzado y se mezclan ira, miedo y ansiedad, la aceptación está acompañada de una mayor serenidad y paz al asumir la persona las nuevas dificultades y limitaciones que va a tener.

En una tercera fase los pacientes toman mayor conciencia de la enfermedad, reorganizan sus prioridades vitales y proyectan nuevas decisiones. En la cuarta fase toma especial relevancia la red de apoyo y el entorno del paciente, las personas con las que poder hablar y confiar. Por último, los pacientes se centran en el presente y descentran su atención en ellos mismos y realizan aportaciones significativas para con la comunidad como la donación de su cuerpo a la ciencia o asegurar estabilidad para su familia una vez no esté.

Concretamente, de este reciente estudio se derivan implicaciones para afrontar el último tramo de vida. Se destaca el amor y el apoyo del entorno familiar como un pilar fundamental para maximizar la calidad de vida. Combinar la conciencia de la muerte con una actitud positiva también se torna clave en el bienestar del o la paciente. Además, la aceptación es la fase más relevante por lo que el estudio apela también al personal médico para que no aliente de forma temprana la aceptación de la enfermedad puesto que puede poner en riesgo el vínculo de apoyo paciente-profesional médico.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación