Esta semana la ciencia nos ofrece otra buena noticia. Un segundo paciente ha quedado libre del virus VIH después de una terapia con células madre. Al tratarse de un segundo caso, el avance demuestra que el primer caso no fue un caso aislado y, por tanto, se puede abrir el camino a tratamientos futuros.

La revista Nature, puntera en medicina, publicaba el pasado 5 de marzo la investigación Remisión del VIH-1 después del trasplante de células madre hematopoyéticas CCR5Δ32 / Δ32 sobre el caso de una persona con VIH que ha quedado libre del virus después de recibir un trasplante de células madre que reemplazaron sus glóbulos blancos con versiones resistentes al VIH.

Hace una década la misma revista Nature publicaba el caso del primer paciente, conocido como “el paciente de Berlín”, al que se le logró liberar del virus con la misma técnica de trasplante hematopoyético de células madre, de un donante con una mutación homocigótica en el correceptor de VIH CCR5 /32 / Δ32, para tratar su leucemia mieloide aguda. Críticamente, no está claro qué parámetros del tratamiento o del paciente contribuyeron a este único caso documentado de remisión del VIH a largo plazo, pero el paciente sigue libre del virus.

En el caso de este segundo paciente, la remisión del VIH-1 se pudo lograr con un enfoque menos agresivo y tóxico. El adulto infectado se sometió al trasplante usando células de un donante CCR5Δ32 / Δ32. La terapia antirretroviral se interrumpió 16 meses después del trasplante y la remisión del VIH-1 se ha mantenido durante otros 18 meses. Aunque el equipo investigador afirma que todavía es pronto afirmar que se ha curado, estos datos sugieren que dicho trasplante con células de donante CCR5Δ32 homocigotas puede ser suficiente para lograr la remisión del VIH-1 con intensidad reducida y sin irradiación.

Secciones: Evidencias

Si quieres, puedes escribir tu aportación