Siempre que escuchamos hablar de “microbios” nos viene a la cabeza la imagen de unas manos sucias o de resfriados. Pero igual que existen el colesterol malo y el bueno, también hay microbios saludables que ayudan a nuestro organismo en diferentes funciones.

Un equipo formado por investigadores e investigadoras de la Escuela de Ciencias de la Vida y Biotecnología de Shanghai (China), juntamente con la Escuela de Ciencias Ambientales y Biológicas de la Universidad Rutgers (EE.UU.) y el Departamento de Endocrinología y Metabolismo del Hospital Qidong (China), entre muchos otros, ha identificado los AGCC, los ácidos grasos de cadena corta, producidos por microbios que tenemos en el intestino, que son fundamentales para regular la sensación de hambre, mitigar la inflamación y metabolizar los carbohidratos (que resultan difíciles de digerir).

Resultados de su estudio se han publicado en la revista científica Science bajo el título “Gut bacteria selectively promoted by dietary fibers alleviate type 2 diabetes” [Las bacterias intestinales promovidas selectivamente por las fibras dietéticas alivian la diabetes tipo 2]. Según el estudio, estas bacterias intestinales han tenido efecto positivo en pacientes que han seguido una dieta rica en fibra. Doce meses después de iniciar este tipo de dieta, los y las pacientes vieron cómo el nivel de azúcar en su sangre disminuyó.

La diabetes de tipo 2 es una enfermedad crónica y se determina por un alto nivel de glucosa (azúcar) en la sangre; ocurre cuando nuestro organismo es resistente a la insulina, esa hormona producida por el páncreas que ayuda a que el azúcar se vaya desplazando por nuestro cuerpo de manera correcta (que llegue a las células, se almacene y luego se transforme en energía). Cuando no entra en las células es cuando se queda en la corriente sanguínea, elevando el nivel de azúcar en esta.

El estudio publicado se basa en varios análisis previos que han demostrado que la dieta rica en fibra estimula unos determinados microbios (los buenos). Además, estas bacterias podrían mejorar la evolución de la diabetes. Sus avances ofrecen nuevas pistas para tratar y prevenir esta enfermedad.

Si quieres, puedes escribir tu aportación