En pasadas ediciones compartíamos la preocupación por el uso y abuso de los medicamentos y las evidencias de los efectos negativos que estos hábitos poco saludables implican. Otra consecuencia de tomar más medicación de lo que se debe y sin control médico es que nuestro organismo se vuelve resistente y no responde a los tratamientos.

Para poder superar la resistencia a ciertos medicamentos, Ana Rita Brochado, científica  del Laboratorio Europeo de Biología Molecular, Unidad de Biología del Genoma, Heidelberg, Alemania, y su equipo han publicado en la prestigiosa revista Nature su más reciente estudio Species-specific activity of antibacterial drug combinations [Actividad específica de la especie de combinaciones de medicamentos antibacterianos]. Según su análisis, existe la posibilidad de crear combinaciones beneficiosas para la salud humana mezclando antibióticos con fármacos no antibióticos y hasta con aditivos alimentarios, restando así los efectos secundarios que podríamos sufrir por ingerir únicamente antibióticos.

En concreto, el equipo investigador observó aproximadamente 3000 combinaciones de fármacos contra las bacterias que provocan Escherichia coli (más conocida como E.Coli), Salmonella enterica y Pseudomonas aeruginosa. De las numerosas combinaciones posibles, observaron que el compuesto que da el sabor a la vainilla, cuando se mezcla con la espectinomicina, limita el crecimiento de las bacterias malas.

Futuras investigaciones serán necesarias para determinar la mejora de los pacientes humanos. De momento, la investigación concluye que el descubrimiento es un paso adelante ya que los antibióticos atacan tanto las bacterias malas como las buenas, mientras que la mezcla consigue ser selectiva, actuando únicamente sobre las bacterias malas, disminuyendo los efectos secundarios que se podrían sufrir.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación