Pixabay

“Me duele la cabeza, voy a tomar un …”, “¡Me encuentro un poco mal! Pues, tómate …, siempre va bien”, “Qué dolor de estómago, voy a por un …”. Si os suena familiar, ¡es hora de cambiar de hábitos!

En una entrevista para El País, José Luis Llisterri, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, advierte de las consecuencias de la automedicación con el paracetamol, el ibuprofeno o el mismo omeprazol. Por ejemplo, según explica el Sr. Llisterri, abusar del ibuprofeno deriva en problemas intestinales o hipertensión arterial. Por otro lado, el omeprazol, erróneamente conocido por ser un “simple protector gástrico”, tiene efectos adversos cuando se toma sin control. ¿El omeprazol sirve para todo? Según declaraciones del José Luis Llisterri, no se puede usar este medicamento para quitar un ardor banal en el estómago, después de una comida copiosa o por tener flatulencias.

En el artículo publicado por la revista Gut “Long-term proton pump inhibitors and risk of gastric cancer development after treatment for Helicobacter pylori: a population-based study” [Inhibidores de la bomba de protones a largo plazo y riesgo de desarrollo de cáncer gástrico después del tratamiento para Helicobacter pylori: un estudio basado en la población], el Dr. Wai Keung Leung, del Departamento de Medicina del Hospital Queen Mary de Hong Kong (China), en colaboración con el Departamento de Farmacología y Farmacia del Centro para la Práctica de Medicamentos Seguros e Investigación de la Universidad de Hong Kong (China) y personal de la Escuela de Farmacia de la University College London (Reino Unido), ha investigado cómo el uso a largo plazo de medicamentos como el omeprazol, utilizados para eliminar la bacteria Helicobacter pylori (H. Pylori) –que causa infecciones en el estómago–, aumenta el riesgo del cáncer de estómago.

El estudio, en el que participaron más de sesenta y tres mil personas, se llevó a cabo entre el 2003 y el 2012. El equipo demostró que el riesgo de cáncer gástrico aumenta con la dosis y duración del uso de medicamentos como el omeprazol. La principal recomendación de su investigación fue que “los médicos deben tener precaución cuando prescriban PPI a largo plazo a individuos infectados con H. pylori incluso después de la erradicación exitosa de H. Pylori”.

El Dr. Juan J. Sebastián Domingo, profesor asociado de la Universidad de Zaragoza y Jefe del Servicio de Aparato Digestivo en el Hospital Royo Villanova, también señala en una publicación las graves consecuencias del consumo inadecuado del omeprazol. Es verdad que “el omeprazol es un potente supresor del ácido gástrico (…) indicado en el tratamiento de la úlcera de estómago (…) para contrarrestar el reflujo gastroesofágico o para erradicar o eliminar la infección por la bacteria Helicobacter pylori”, pero eso únicamente se detecta por parte del personal médico. Estudios recientes han descubierto que el consumo sin control de omeprazol puede perjudicar gravemente la salud, utilizado a largo plazo. Según el Dr. Sebastián Domingo, “aumenta el riesgo de que aparezcan lesiones gástricas premalignas, como pólipos, atrofia y metaplasia intestinal”. La posibilidad de padecer de cáncer de estómago “incrementa hasta un 43% entre las personas que utilizan omeprazol durante largo tiempo”.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, durante los últimos años el omeprazol ha sido cada vez menos recomendado por el personal médico, lo que deja en nuestras manos el poder de tomar la decisión correcta y, en caso de dolencia, pedir una cita en el centro médico más cercano.

Secciones: Evidencias