Según una investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos, los organismos microscópicos que viven en el intestino de la madre determinan el riesgo de tener autismo u otros trastornos del neurodesarrollo.

Tal como publica la revista científica The Journal of Inmunology, la mejor posibilidad de prevención de estas enfermedades es la corrección de la dieta de la madre, así como la toma de probióticos personalizados.

La investigación que lidera la Universidad de Virginia significa un paso adelante en el conocimiento de la relación entre la salud del microbioma de la madre y el desarrollo saludable de sus hijas e hijos que exige un equilibrio complejo de la regulación inmune. Anteriormente ya se había demostrado la relación con afecciones como la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple y la psoriasis.

Con esta investigación se abre un camino para continuar explorando otras moléculas inmunes en el desarrollo del autismo y otras infecciones similares.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación