pixabay

Científicos de la Universidad de Emory han estudiado la conducta de los profesionales en el quirófano basándose en las relaciones de cooperación y los conflictos que surgen en base a las diferencias de género. 

Según el investigador de primatología Frans de Waal (director del estudio, que tuvo lugar en EE.UU. en 2014-2016), la conducta de los hombres en los quirófanos es mucho más propensa al conflicto que la de las mujeres, que acostumbran a ser más cooperantes.

Según las observaciones del equipo de Frans de Waal, publicadas en la revista científica PNAS, el protagonista más habitual del conflicto fue el cirujano asistente con la enfermera circulante, seguida por el médico residente. Además, si el equipo humano está compuesto por una mayoría de hombres, la probabilidad de que haya disputas se duplica. 

Según la Agencia Sinc la cooperación más fuerte sucede entre mujeres y se incrementa aún más cuando el género del cirujano asistente difiere del de la mayoría de los miembros del equipo, según los resultados. Además, el análisis por departamentos demuestra que ginecologia fue el más colaborativo y el que tuvo menos conflictos. Por el contrario, ortopedia fue el menos cooperativo.

A pesar de estos resultados, el equipo de investigación está reelaborando el estudio para plantear nuevos códigos de conducta añadiendo otras variables.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación