Nacida en Estados Unidos en 1867, Emily Greene Balch  fue escritora, profesora de universidad, sindicalista y pacifista. El Premio Nobel de la Paz lo recibió en 1946, junto con John Raleigh Mott, promotor de la estadounidense Asociación Cristiana de Jóvenes

Green había estudiado Sociología y Economía tanto en su país como en Europa, obteniendo en 1913 una plaza de profesora en la facultad del Wellesley College, universidad privada de  Massachusetts. Sobrevenida  la Primera Guerra Mundial, intervino en la fundación de  la Liga Internacional de Mujeres para la Paz y la Libertad, haciendo campaña contra la entrada de Estados Unidos en la conflagración.

En consonancia con sus ideas en favor de la paz, Green se hizo cuáquera en 1920, adhiriéndose así a una iglesia tradicionalmente pacifista. Habiendo permanecido soltera, cuando fue galardona con el Nobel de la Paz cedió la mitad de la dotación a la Liga Internacional de Mujeres para la Paz y la Libertad. En los años siguientes, siguió vinculada con movimientos pacifistas, así como con actividades en pro de las mujeres más desfavorecidas. 

 Emily Green falleció en 1961, a los 94 años de edad, longevidad semejante a la de John Raleigh Mott, el cual había alcanzado los 89 años al morir en 1955, una época en la cual alcanzar tales edades no era frecuente. ¿Los buenos sentimientos alimentan la vida? No siempre es así, como lo demuestran la supervivencia de gente malvada que debería extinguirse cuanto antes y la desaparición en plena juventud de personas válidas y bondadosas. Por fortuna, Green, como Raleigh, gozó de una larga vida para bien de sus contemporáneos

Secciones: Al reverso portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación