Lucy Letby, enfermera neonatal de 33 años, fue declarada culpable de asesinar a siete bebés y de intentar matar a otros seis en el hospital Countess of Chester en Inglaterra. Estos crímenes la convierten en la peor asesina serial infantil en la historia moderna del Reino Unido. Los asesinatos, cometidos entre 2015 y 2016, involucraron a bebés prematuros y recién nacidos, a menudo atacados momentos después de que sus cuidadores los dejaran solos según informa The Guardian.

La condena ha suscitado preguntas sobre cómo fue posible y si la administración hospitalaria podría haber actuado antes para prevenir estos actos. Un informante afirmó que si se hubieran atendido las preocupaciones anteriores sobre Letby, las vidas de bebés podrían haberse salvado.  Y este es un punto clave, a parte de la condena a la asesina, la institución como tal también falló, y es lo que las familias están intentando también recoger como elemento clave para que no vuelva a repetir en un futuro, puesto  el fallo de la institución, como recogía uno de sus doctores es muy grave, y no se ha resuelto todavía las razones de porqué no se actuó antes.  Es clave para la prevención que toda la comunidad se involucre ante cualquier sospecha de agresión, seis asesinatos de bebés inocentes es una negligencia institucional que no puede quedar impune.

De momento, el juicio fue uno de los más prolongados en la historia reciente, y Letby se espera que reciba cadena perpetua al ser sentenciada En los próximos días se sabrá.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación