Normalmente los hombres suelen superar en número y en rango a las mujeres negociadoras en las conversaciones sobre el clima.  Sin embargo, cuando se tratan temas tan espinosos como  el calentamiento global, concretamente sobre las reparaciones por los desastres climáticos.

La cuestión de que las países contaminantes paguen a los países vulnerables pasa a por la gestión de algunas mujeres, las cuales han conseguido que el tema se incluya en la agenda después de 30 años, como informa en.

Este año el éxito o fracaso de las conversaciones de las Naciones Unidas sobre el clima, celebrado en Egipto,  dependerán de la cuestión denominada pérdidas y daños en las negociaciones internacionales.  Es una cuestión que mezcla equidad y economía, equilibrando las necesidades de las naciones perjudicadas. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación