Nelly Sachns recibió el Premio Nobel de Literatura en 1966, nacida en Berlín en 1891 en una familia de raíces judías. En una primera etapa Sachs destacó por su poesía romántica, pero la segunda guerra mundial y la alemania nazi hizo cambiar el rumbo de su poesía.

Sachs conjuntamente con su madre fueron salvadas y llevadas a Suecia en 1940, fue gracias a la escritora sueca Selma Lagerlöf que facilitó un salvoconducto para su huída. Lamentablemente no fue para toda su famiia, quienes finalmente fueron víctimas del holocausto. Sachs vivió en Estocolmo hasta el final y su obra impactada por la huida del horror nazi fue motivo de su Premio Nobel, según la organización se le otorgó el premio por “por su destacada escritura lírica y dramática, que interpreta el destino de Israel con una fuerza conmovedora”.  Entre su 

Al recibir el Premio Nobel, Sachs agradeció en su discurso a Lagerlöf “ En el verano de 1939 una amiga alemana vino a Suecia a visitar a Selma Lagerlöf para pedirle que encontrase un refugio para mi madre y para mí (…). En la primavera de 1940, después de meses tortuosos, llegamos a Estocolmo. Ya se había producido la ocupación de Dinamarca y Noruega. La gran novelista ya no estaba”. Y no estaba porque ya había fallecido, pero su acción pudo salvar la vida de Nelly Sachs, así fue recordada en su discurso, ante el horror nazi, paralelamente hay también muchos ejemplos de solidaridad y amistad entre personas diversas que se ayudaron para escapar del exterminio.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación