pixabay

La cumbre Lives in the Balance de este año pone en el centro del debate el bienestar de las mujeres y las criaturas que se encuentran en situaciones de desastres naturales y de conflictos bélicos. La evidencia sobre el conflicto muestra impactos negativos asombrosos en la vida de las mujeres, las criaturas y los y las adolescentes. Según las Naciones Unidas, la mitad de los 54 países que están lejos de alcanzar la meta 3.2.1 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre mortalidad infantil (mortalidad de menores de 5 años al menos tan baja como 25 por cada 1000 nacidos vivos para 2030) se consideran frágiles o afectados por conflictos (1), al igual que alrededor del 39 % de los países por cumplir la meta 3.2.2 de los ODS sobre la reducción de la mortalidad neonatal al menos a 12 por cada 1000 nacidos vivos (1). Es revelador y desalentador que los cinco países con la mortalidad materna más alta (Afganistán, República Centroafricana, Chad, Somalia y Sudán del Sur) estén experimentando o recuperándose de un conflicto (2).

De manera similar, un análisis reciente encontró que las mujeres en edad reproductiva que viven cerca de conflictos de alta intensidad experimentan una mortalidad tres veces mayor que las mujeres que viven en contextos pacíficos (3). Las mujeres, las criaturas y adolescentes a menudo no pueden acceder a la atención médica esencial durante las situaciones de conflicto porque las instalaciones de atención médica se destruyen con frecuencia; los trabajadores de la salud han huido o han dejado de trabajar por miedo, falta de pago de salarios o falta de otro tipo de apoyo necesario; y los trabajadores de la salud y los trabajadores humanitarios suelen ser víctimas accidentales o intencionadas de los ataques de los participantes en los conflictos (4).

Muchas de las soluciones que se están proponiendo se basan en mantener y construir sistemas de atención de la salud resilientes en situaciones de conflicto con el fin de abordar las interrupciones causadas por brotes de enfermedades, desastres naturales y el cambio climático.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación