Shelter en Reino Unido desvela el aumento de un 88% el número de mujeres en los alojamientos temporales, y que cada una de cada tres madres solteras tiene dificultades para mantener su hogar. Cifras que alertan de las dificultades de las madres solas para mantener su hogar, a pesar de la ayuda adicional que se puso en marcha ante la pandemia. 

Según  The Guardian, el estudio de Shelter aporta datos preocupantes, como que una de cada tres madres solas está en atrasos en sus pagos del alquiler o se enfrenta a una lucha constante para mantener su hogar, en total 321.000 mujeres. En la actualidad un total de 75.410 mujeres las que se encuentran en alojamientos temporales. 

Las mujeres son quienes se han visto afectadas de manera desproporcionada por los problemas de mantener un hogar porque suelen tener trabajos menos remunerados y más inestables, y son quienes han asumido más responsabilidades de cuidados. El número de mujeres en alojamientos temporales ha pasado de 40.030 en 2011 a 75.410 en la actualidad,  ya que las mujeres tiene un 36% más de probabilidad que los hombres de estar en mora o con constantes dificultades para afrontar los pagos. 

En entrevistas en profundidad realizadas a 34 mujeres y una persona no binaria descubrió que un tercio de ellas habían sufrido abusos domésticos, la preocupación de buscar ayuda por el miedo a perder a sus hijos e hijas o la imposibilidad de cubrir con el subsidio el aumento de los alquileres privados. También, dos tercios afirmaron que algunos profesionales que se ocupaban de sus casos las hacía sentir como una carga y más de la mitad afirmó no saber donde conseguir ayuda.  

Las mujeres están soportando la peor parte de la crisis de la vivienda que sigue aumentando. La directora ejecutiva de Shetler, Polly Neate, apunta que “es terrible que los profesionales que se supone que tienen que ayudar a las mujeres les den largas, y no es de extrañar que se sientan asustadas y solas. Para revertir la situación de las mujeres sin hogar, tenemos que escucharlas y comprender mejor sus necesidades”.

Estos estudios destapan una problemática que en muchas ocasiones se encuentra invisible, a pesar de las duras consecuencias que tiene en la vida de las personas que la sufren, entre ellas la infancia.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación