Cuatro mujeres familiares del agresor de la víctima amenazaron e incluso agredieron físicamente a la víctima de violencia de género denunciante cuando decidió poner en conocimiento a la justicia que su ex-pareja había quebrantado la orden de alejamiento.

Ellas querían obligar a la víctima que retirara la denuncia. Las autoridades recuerdan que no se puede interferir en los mecanismos establecidos por la justicia. 

Las represalias no pueden ser toleradas por las instituciones, y así fue como en este caso, se detuvieron a las cuatro mujeres y pasaron a disposición judicial, al no tener antecedentes han sido puestas en libertad con cargos. 

Es necesario el cambio dentro de las propias familias, si una persona cercana, familiar, ha ejercido violencia de género, de nada sirve querer protegerlo, porque lo  seguirá ejerciendo, en cambio si se que su conducta violenta es rechazada tanto por amistades como familiares, entonces habrá posibilidad de cambio, como decía Jesús Gómez “los maltratadores y maltratadoras solo cambiarán cuando no les funcione”, es así que el retirar el apoyo social es fundamental para acabar con su impunidad y acoso permanente.

Ante cualquier situación de peligro, coacción, de la índole que sea relacionada con la violencia de género, recordamos que el teléfono de atención a las víctimas es el 016.  

Secciones: subportada