Desde la experiencia de las clases virtuales en todos los niveles educativos – desde infantil hasta la universidad – durante la pandemia del COVID-19, hay universidades que, incluso cuando las clases están volviendo a ser en persona, quieren mantener el uso de herramientas tecnológicas dentro del aula. En Columbia University llevan años trabajando para construir herramientas tecnológicas que van más allá de la mera aplicación de Realidad Virtual (RV) en el aula, sino que están diseñadas específicamente para este objetivo, teniendo en mente la pedagogía, la experiencia del alumnado y los resultados de aprendizaje.

Por ejemplo, la profesora Courtney Cogburn creó 1,000 Cut Journey, un proyecto de RV inmersiva para que el alumnado pueda “meterse” en el cuerpo de un avatar que sufre diferentes experiencias de racismo. Por otro lado, el profesor Shantanu Lal desarrolló un proyecto para que los y las pacientes de la escuela de medicina dental de la universidad puedan usar cascos de RV durante los procedimientos con el objetivo de disminuir su ansiedad. Otro ejemplo lo encontramos en el Computer Graphics and User Interfaces Lab donde, entre otros proyectos, la profesora Letty Moss-Salentijn colabora para crear simuladores de formación dental para ayudar y guiar al alumnado en el proceso de inyecciones de bloqueo nervioso. Por otro lado, el alumnado y profesorado del Media Center for Art History ha creado cientos de panoramas de proyectos y trabajo de campo de arqueología en RV, que se encuentran disponibles en la plataforma Art Atlas

Tal como explican en EdSurge, estas herramientas tecnológicas han sido muy útiles durante la pandemia, aunque ya se están evaluando los resultados de estas diferentes herramientas con el objetivo de mejorarlas para el futuro y que sigan siendo útiles y beneficiosas más allá de la pandemia.

Secciones: subportada