La audiencia provincial de Almería ha condenado a prisión permanente a la madre que asesinó a su hijo de siete años en octubre del 2019, habiendo constatado que estaba en sus plenas facultades. Según el testimonio del padre, el niño había solicitado socorro en más de una ocasión, dados los malos tratos que sufría por parte de su madre. 

Más de diez denuncias había realizado el padre a los servicios sociales y a otros servicios, donde en ocasiones se le había dicho que había otras situaciones más graves, a pesar de las constantes denuncias del hijo diciendo y alertando que tenía miedo de su madre.

Es una muerte que se podría haber evitado, si los servicios correspondientes hubieran socorrido a tiempo al niño. Es necesario aplicar actuaciones efectivas en la salvaguarda y protección de las y los menores ante situaciones de violencia, sea quien sea la persona que agreda, madre, padre o cualquier otro familiar. Sergio podría seguir vivo, si se hubiera actuado al respecto con la urgencia que se merecía, 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: subportada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + nueve =