Los resultados de la última encuesta para medir la situación de acosos en la industria cinematográfica en Hollywood refleja áreas en las que se ha avanzado, otras en las que se debe mejorar y plantea nuevos retos tras tres años desde de que el escándalo de agresiones sexuales de Harvey Weinstein, diera inicio al movimiento #MeToo

La encuesta anónima fue respondida por 10.000 personas que trabajan o que han buscado trabajo en la industria cinematográfica en el último año, y fue realizada por la Comisión de Hollywood para la Eliminación del Acoso Sexual y el Fomento de la Igualdad. Los resultados dan cuenta de que el 65% de las personas encuestadas no creen que alguien en el poder (por ejemplo, un productor o director) asumiría su responsabilidad tras acosar a alguien con menos autoridad. Las mujeres (28%) eran menos propensas que los hombres (45%) a creer que los acosadores serían juzgados. 

Sólo el 23% de quienes trabajan en Hollywood dijeron que habían reportado el comportamiento de acoso a un supervisor; sólo el 9% había reportado dicho comportamiento a los departamentos de recursos humanos y el 4% a los departamentos legales. Sin embargo, más del 90% solicitó recursos de responsabilidad.

Según Anita Hill en declaraciones a Associated Press confirma que se identifica una leve mejora pero se sigue percibiendo poca confianza ante las consecuencias de las denuncias, se sigue creyendo que se protege más a los acosadores y en cambio, se sigue percibiendo represalias ante quien denuncia o quien apoya como testigo a una víctima que denuncie. 

Y es en respuesta a esta sensación de impunidad y la necesidad de mejores mecanismos de denuncia, que la Comisión de Hollywood está creando una plataforma en la que quienes sientan que han sido víctimas de acoso sexual, mala conducta, discriminación o intimidación puedan informar de los incidentes de forma anónima. La plataforma, cuyo lanzamiento está previsto para el primer trimestre de 2021, permitirá denunciar de forma inmediata o a posteriori. También se contempla que las personas que denuncien reciban un informe en el caso que más personas hayan realizado denuncia contra el mismo agresor y le dará la opción de romper el anonimato y participar en una investigación. Según Anita Hill debían intervenir y la obligación de responder ante estas situaciones de acoso.

Dadas las características del trabajo temporal y transitorio, sumado al poder que tienen las influencias y las relaciones jerárquicas que se dan en el mundo cinematográfico, aún es muy difícil romper con la impunidad que hay en los casos de acoso sexual y laboral.  Por esta razón, una plataforma unificada que implique un espacio común, seguro y eficiente de respuesta para apoyar a las víctimas y alentar a que se rompa el silencio será una forma de seguir profundizando en los cambios que comenzaron hace tres años con la denuncia a Harvey Weinstein quien ha sido condenado a 23 años de cárcel.

Secciones: portada