Ruth Bader Ginsburg . Flirck

La jueza liberal del Tribunal Supremo de EE.UU., Ruth Bader Ginsburg, reconocida por su lucha por la igualdad de derechos y ayudar a allanar el camino para que las mujeres asumieron roles de alto perfil en los negocios, el gobierno, el ejército y el Tribunal Supremo, murió el viernes a sus 87 años. Una noticia que ha motivado una oleada de respuestas con una amplia difusión en una gran variedad de medios y en las redes sociales, que se han llenado de mensajes de personas públicas muy diversas. La misma noche de su muerte el hashtag #NoNoNo fue trending topic en Twitter. Por todo el mundo no paran de llegar imágenes de las escaleras del Tribunal Supremo en Washington llenas de velas y flores en su memoria o de cientos de personas que acudieron de forma espontánea a la vigilia. Actos que demuestran el aprecio hacia su persona por el impacto de su trabajo a lo largo de su vida. 

Algunos medios destacan en su obituario que cuando llegó al Tribunal Supremo en 1993, designada por el Presidente Bill Clinton, Ruth Bader Ginsburg ya era reconocida por su reputación como defensora de la igualdad de género y los derechos de la mujer, algo que combinó  a lo largo de su carrera profesional manteniéndose firme en la existencia de esta discriminación y en la convicción de que esta realidad violaba la propia constitución. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación