María Montserrat Capdevila d’Oriola

El 6 de agosto de 1905 nació una de las primeras mujeres matemáticas e, María Montserrat Capdevila d’Oriola.

De padre catalan y madre francesa, Capdevila nació en Cavestany, Francia, pero después de su nacimiento regresaron a su lugar de residencia, Barcelona. En 1924, a la edad de diecinueve años, Capdevila ingresa en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas, Químicas y Naturales de la Universidad de Barcelona. Su hijo, Josep María, afirma en un documento que su madre decidió estudiar matemáticas por vocación. Cuatro años más tarde, en 1928, se licenció con un expediente brillante en Ciencias Exactas y la matemática decide seguir desarrollando sus estudios pasando a cursar asignaturas de Doctorado en la Universidad Central de Madrid. Ya en ese mismo año, fue nombrada catedrática interina de Matemáticas en el Instituto Nacional de Zafra, en Badajoz.

Permaneció en Zafra dos años, desarrollando su saber en Lengua y Literatura francesas, hasta que en 1930 regresó a Barcelona. En 1931 se le concede una beca por la Junta para la Ampliación de Estudios para desarrollar sus estudios centrados en la teoría de las funciones en la Universidad de Sorbona (París). Trabajó, a su vez, como profesora Auxiliar de Astronomía General y Física del Globo de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Barcelona, siendo así su primera profesora universitaria matemática.

A pesar de seguir desarrollando su carrera, su faceta de investigadora se vio interrumpida por la Guerra Civil española, como en el caso de muchas otras y muchos otros investigadores de la época. Después de 1939, por la faceta histórica en la que entró España, muchos cargos docentes dejaron de tener validez y Capdevila se vio obligada a pasar un proceso de depuración.

Finalmente, en 1940 recuperó el cargo de Catedrática de Instituto con una plaza en Figueras. Y, aunque de su vida personal no hay demasiada información estrictamente, se sabe que Capdevila se casó con Josep María Gallart, también Catedrático de Física y Química, y tuvieron un hijo. A pesar de los estragos de la Guerra Civil y los años que siguieron la dictadura española, María Montserrat Capdevila consiguió ser una de las pocas mujeres matemáticas españolas que persistió en su carrera, en su vocación como matemática. Falleció, finalmente, en octubre de 1993 a los 88 años.  

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación