El Defensor del Pueblo ha pedido a jueces y fiscales que prioricen proteger a las hijas e hijos de víctimas de violencia de género y suspendan de oficio la patria potestad de los maltratadores en los divorcios.

Según los datos ofrecidos, se han contabilizado 37 asesinatos de niñas y niños, la mayoría cuando estaban de permiso con el padre maltratador. El marco legal actual permite proteger también a las niñas y niños, y el Defensor del Pueblo ha hecho hincapié en que el sistema judicial debe desplegar lo que ya se recoge en el marco legal vigente. Ha recordado también que “un maltratador no puede ser un buen padre” y, en este sentido, el deber del estado de proteger a las niñas y niños, de velar por su seguridad y libertad, debe estar por encima de los derechos de un padre que, demostrada su actitud violenta, pone en riesgo también la vida de sus hijas e hijos, en el caso que los tuviera.

Son muchas las hijas e hijos de violencia de género que han denunciando sistemáticamente la vulneración de sus derechos en un sistema que en ocasiones falla en favor del maltratador en lugar de velar por la seguridad de a las y los que sí debiera proteger según el marco internacional de derechos de la infancia, los derechos humanos y, en el caso de España, el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Es hora que no se quede solo en papel mojado y sea una realidad fehaciente. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación