Con ocasión del Día Mundial del Refugiado (20 de junio), la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha presentado el informe “Las personas refugiadas en España y Europa”. En él se analiza la situación de las personas refugiadas en el mundo, destacando que se han alcanzado cifras de desplazamiento forzado sin precedentes pues afectan a 70,8 millones de personas. En el caso de España, el informe declara que, pese a haber sido en el año 2019 el tercer país de la Unión Europea con más solicitudes de asilo, disminuyó el porcentaje de personas que lograron esa protección internacional. El informe también recoge los obstáculos con los que se encuentran las personas refugiadas para acceder a los derechos sociales básicos y esenciales.

A su vez, advierten que la pandemia causada por la COVID-19 ha podido agravar la situación de estas personas, ya que, a pesar de que la Comisión Europea señaló que el acceso y los procedimientos de asilo deben continuar, algunos estados han endurecido sus medidas. Además, los países que acogen más personas desplazadas de manera forzada pueden ver sus capacidades desbordadas ante esta crisis.

Según Carlos Berzosa, presidente de CEAR, la situación de esta emergencia sanitaria global es aún más complicada para las personas refugiadas. Es por eso que han realizado 18 propuestas para la mejora de la protección de las personas refugiadas, dirigidas a las autoridades españolas.

En la presentación del informe, según reporta Europapress, la directora de CEAR Estrella Galán ha advertido de la necesidad de que “los Estados no pongan en cuarentena sus obligaciones con las personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares”. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación