La crisis de la COVID-19 está teniendo un gran impacto en la vida de las mujeres en diferentes aspectos, uno de ellos es la violencia sexual. Un ejemplo es el caso ocurrido en Nepal, donde tres hombres han sido arrestados al ser acusados de violar  en grupo a  una mujer que estaba pasando la cuarentena en un colegio habilitado para este fin. 

Este caso ocurre en el contexto de las revueltas por las condiciones de inseguridad en las que miles de trabajadores y trabajadoras migrantes se ven obligadas a confinarse por el coronavirus. En Nepal, al igual que en otros países, se  requiere que las personas que llegan desde el extranjero pasen catorce días en cuarentena para prevenir la propagación de la enfermedad. Sin embargo, los espacios que están ofreciendo para este propósito no reúnen unas condiciones mínimas de higiene y seguridad. Por ello, activistas están denunciado el gran riesgo en el que se encuentran cientos de personas contratadas migrantes.

Como lamentablemente se ha podido comprobar, el riesgo y la vulnerabilidad que activistas denunciaron es real y ha tenido consecuencias extremadamente graves. Según la información publicada por  Reuters, la mujer fue agredida por tres hombres que asaltaron el edificio y se continúa investigando el caso. Actualmente las protestas no han cesado, y se han incentivado alrededor del edificio en el que ocurrieron los hecho donde  se reclama  justicia para la mujer agredida. 

Una vez más, se comprueba como las consecuencias de las crisis se ceban especialmente con las mujeres, y en mayor medida con las más vulnerables. No obstante, lo que también se puede observar es que la solidaridad no acaba, sino que aumenta, y las redes que han sido creadas para defender a los y las trabajadoras no van a dejar de reclamar justicia para la mujer superviviente, que actualmente se encuentra en Rana rodeada de su familia. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación