twitter de CGDev

Center for Global Development (CGD) es una entidad que trabaja para reducir las desigualdades económicas y la pobreza a escala global con el fin de mejorar las vidas de todas las personas y desarrollar una investigación que influencie e impulse la implementación de políticas más inteligentes por parte de gobiernos y organismos internacionales.

Según un análisis llevado a cabo por este centro, el miedo y la incertidumbre que provoca la pandemia pueden generar contextos y situaciones de mayor violencia contra las mujeres. Las investigaciones demostraron que durante el brote de ébola en África occidental hubo también una ola de violaciones y agresiones sexuales contra mujeres y niñas. También ya, durante la actual pandemia por COVID-19, se han emitido varios informes procedentes de países como Australia, Brasil, China y Estados Unidos que apuntan un aumento de la violencia de género. A mediados de febrero, concretamente en la región de Jianli, de China (provincia central de Hubei), la policía informó haber recibido 162 informes de violencia doméstica, tres veces más que en febrero. En EE.UU. la Línea Directa contra la Violencia Doméstica emitió una declaración en la que informaba que habían agresores que estaban usando el virus como pretexto para sembrar el miedo en las víctimas, amenazarlas o aislarlas. 

En Australia, una encuesta realizada a 400 trabajadores de los servicios de atención, detectó el aumento en un 40% de llamadas “suplicando ayuda” y del 70% en el nivel de complicación de los casos. 

Si bien cada pandemia es única en su nivel de transmisión e impacto, la gravedad de la pandemia por COVID-19, que afecta a casi todos los países del mundo, y el modo en que se está abordando ofrecen una oportunidad para revisar la literatura científica y ver qué vínculos existen entre las crisis sanitarias de esta naturaleza y la violencia ejercida contra mujeres, niñas y niños.

En coherencia con ello, el CGD ha publicado un documento bajo el título Pandemias y Violencia contra Mujeres y Niñas.  En él recoge qué dicen las evidencias al respecto, con el fin de acercarlas al conjunto de la población así como arrojar luz en el diseño de las políticas para abordar la violencia de género en situación de pandemia. 

El documento se vertebra según tres ejes principales de contenido. El primero trata cuestiones en torno a comprender mejor la magnitud del problema. En segundo lugar, dilucidar mecanismos y vínculos con otros factores sociales y económicos. Por último, orientar la intervención y proporcionar diversidad de respuestas para abordar la violencia de género en estos momentos. Estas estrategias se han extraído de la combinación entre el análisis de la literatura científica en situación libre de pandemia y la recopilación de aquellas políticas y actuaciones que, en coherencia con las evidencias, se están implementando desde que nos enfrentamos a la pandemia por COVID-19 y que son las siguientes:

  1. Refuerzo de los sistemas de primera respuesta y atención a supervivientes de violencia, en cuanto empiezan los primeros brotes. 
  2. Garantizar que la violencia ejercida contra las mujeres y las niñas está contemplada también como un problema de salud en el sistema.
  3. Ampliar y reforzar las medidas de protección y cobertura social. 
  4. Ampliar la oferta de refugio y vivienda temporal para las supervivientes de violencia de género.
  5. Fomentar las redes de solidaridad y apoyo social informales (también en el espacio virtual) 
  6. Proporcionar una comunicación clara y sólida durante los periodos de confinamiento.
  7. Incluir la lucha contra violencia de género en los protocolos de preparación para pandemias a largo plazo.
  8. Implementar e invertir en mecanismos de financiación flexibles. 

Teniendo en cuenta que existen investigaciones que advierten de que, una vez superada la onda pandémica más grande, seguirá habiendo brotes recurrentes aún bastante tiempo después, herramientas de este tipo y otras similares que recogen actuaciones avaladas son fundamentales, como fundamental es también que los gobiernos y otros organismos pertinentes las implementen ya que son de vital importancia para todas las mujeres y niñas víctimas de violencia género

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación