Khara Jabola-Carolus. Twitter

Khara Jabola-Carolus es Directora Ejecutiva del Departamento de Servicios Humanos en la  Comisión Estatal de Hawái sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (HSCSW por sus siglas en inglés), una agencia gubernamental feminista que trabaja por alcanzar la igualdad para las mujeres y las niñas. Recientemente, la activista ha alertado a través de NBC News que los casos de mujeres que sufren acoso sexual por parte de sus caseros cuando no pueden pagar la cuota del alquiler se han disparado. 

Una de las consecuencias más terribles de la pandemia por COVID-19 ha sido la paralización del sistema laboral en términos generales. Salvo sectores considerados de primera necesidad, el mundo se ha visto obligado a parar la producción. Esta situación ha provocado que mucha gente se haya quedado sin trabajo. Muchas mujeres se están viendo gravemente afectadas por esta pérdida de ingresos y tienen ya serias dificultades económicas. 

Muchos estados norteamericanos han paralizado los desalojos y la recién estrenada ley CARES hace que sea ilegal echar a las y los inquilinos o cobrarles por pagos atrasados en propiedades financiadas por el gobierno federal, hasta el 25 de julio. Sin embargo, mientras las ayudas institucionales llegan y se va legislando esta situación, el número de casos de extorsión y acoso sexual a inquilinas por parte de arrendatarios que se aprovechan del miedo a perder la casa y les ofrecen la posibilidad de permanecer en la vivienda a cambio de sexo, ha aumentado de forma alarmante. El hecho de que no se haya establecido una política oficial de condonación del alquiler perjudica gravemente a las mujeres cuyos caseros han visto la oportunidad de “sacarle tajada” a la posición de poder en la que les coloca esta situación con respecto a ellas. 

Según recoge NBC News, Jabola-Carolus, afirma que su oficina ha recibido más informes sobre casos de acoso sexual de este tipo en las dos últimas semanas que en dos años, cuando comenzó a desempeñar allí su cargo. Estos informes recogen situaciones como, por ejemplo, que el casero se ha ofrecido a mudarse con la inquilina o haber recibido fotografías sexualmente explícitas tras conversaciones en las que ellas han expresado su preocupación debido a sus dificultades o imposibilidad de abonar la renta del mes de abril. En el mismo medio, Renee Williams, abogada en Proyecto Nacional de Ley de la Vivienda (FHA por sus siglas en inglés), afirma que la pandemia por COVID-19 está agudizando problemas sociales no resueltos como la violencia contra las mujeres y expresa su sospecha de que, a medida que aumenten las dificultades económicas, el número de informes por casos de acoso de quienes se aprovechan, de la vulnerabilidad de las mujeres aumentará.

 

En un artículo que Jabola-Carolus, publica en Medium, además de alertar sobre esta situación, ofrece una serie de consejos y orientaciones sobre cómo actuar en caso de sufrir una situación de este tipo. Algunos  de ellos son los siguientes: 

  • ¿Deberías llamar a la policía? Es la mejor forma de comenzar a constatar la situación para construir el caso con el fin de estar lo más protegida posible en el futuro. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que hablarán con su arrendador, por tanto debe estar preparada en caso de represalias. Asegúrese de recoger toda la información, recopile la evidencia, relate cómo han ido sucediendo los acontecimientos en el tiempo y compártalo con alguien de confianza. 
  • ¿Qué pasa con las represalias? Las represalias por parte del arrendador por presentar una queja contra él o ella son ilegales. Si su casero cambia las cerraduras o cesa en sus servicios, puede presentar una denuncia y que esto se sume al informe del caso.

Vemos cómo la pandemia por COVID-19 está creando situaciones en las que la vulnerabilidad de las mujeres aumenta. La violencia de género, como constatan las investigaciones, no es exclusiva de un contexto o grupo social específico, país, cultura o situación económica, si bien la pobreza eleva las posibilidades de sufrirla, lo que nos lleva a pensar que esta situación se pueda estar reproduciendo en otros lugares, también en nuestros entornos más cercanos.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación