Una bisabuela de 106 años se ha recuperado de la COVID-19  en Gran Bretaña, otro caso más de éxito que muestra la importancia del derecho a la salud y a recibir tratamiento a cualquier edad. 

A su salida fue aplaudida por todo el personal y en sus declaraciones decía cómo estaba orgullosa de haber superado este virus y muy alegre de volverse a encontrar con su familia.

Historias como la de ella son posibles cuando realmente no se deja a nadie atrás. Por desgracia no todas las personas han podido superar la enfermedad ya que a varias de ellas se les ha negado injustamente el tratamiento correspondiente al no ser consideradas como población prioritaria.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación