El pasado 3 de abril, el DF publicó una noticia acerca del peligro que supone el confinamiento en los hogares donde existe la violencia, tanto de género como hacia los niños y niñas, por parte de sus familiares, y donde se exponían los datos recogidos por la Fundación ANAR a través de sus canales de chat y email. El aumento significativo de llamadas y consultas durante esta situación excepcional es realmente preocupante. Desde la última semana de marzo han recibido un total de 475 peticiones de ayuda de menores de edad en hogares de todo el país. 

Ante este escenario, la Fundación ANAR ha elaborado un documento denominado “Medidas ANAR para prevenir y luchar contra la violencia hacia la infancia durante el periodo de confinamiento por el estado de alarma”, donde se plantean siete propuestas de medidas para reforzar la protección de menores y adolescentes que viven en un riesgo permanente de ser víctimas de cualquier tipo de violencia en sus hogares. 

Entre estas siete medidas, destacan el reforzamiento del programa CHAT-ANAR con más profesionales e incrementando su horario de atención, garantizando siempre la accesibilidad a este tipo de canales y la confidencialidad y anonimato de las víctimas, así como la coordinación con otras entidades e instituciones que luchan contra la violencia hacia la infancia. 

Así, estas medidas se han incluido dentro de un documento mayor de la Plataforma de Infancia, con 100 medidas para proteger a la infancia en la crisis de la COVID-19, que esta organización, que engloba el trabajo de 67 entidades bajo el paraguas de la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas, ha hecho llegar al gobierno y a las administraciones públicas de nuestro país. 

Medidas que pretenden librar a toda la infancia  y adolescentes de su angustia, estrés, tristeza o miedo a ser objeto de agresión y violencia por sus familiares, y que, desgraciadamente, se pueden sentir más desprotegidos por una situación que les obliga a convivir las 24 horas del día con sus maltratadores. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación