Children’s Defense Fund: Leave No Behind es una fundación estadounidense sin ánimo de lucro que surgió gracias al movimiento por los derechos civiles bajo la dirección de Marian Wright Edelman, quien, entre otras cosas, trabajó junto al Dr. Martin Luther King como abogada de su campaña para las personas pobres y dedicó su carrera a la defensa de las libertades civiles de las personas que luchan para superar la pobreza y la discriminación. En 1973 fundaba esta organización que ya arrastra más de cuarenta años a sus espaldas y que lucha por la mejora de las vidas de todas las niñas y los niños y su defensa ante cualquier ataque, centrándose en quienes sufren mayor riesgo de exclusión social.

Conscientes de la importancia que tiene, su objetivo es proporcionarles el mejor comienzo posible de sus vidas. Lo hacen dando a conocer una investigación rigurosa e independiente que arroje luz sobre la supervivencia, protección y el desarrollo de las niñas y los niños en todos los grupos con riesgo de exclusión social, apoyando e impulsando políticas basadas en la evidencia destinadas a sacar a las niñas y los niños de la pobreza, proteger a la infancia del abuso y el abandono así como garantizar su acceso a los servicios de salud y a la mejor educación y proporcionarles una base moral y espiritual. 

Recientemente, su fundadora y presidenta emérita, M. W. Edelman, comunicaba que desde la organización se han estado tomando medidas para proteger de las peores consecuencias de la pandemia de la COVID-19 a las niñas y los niños más vulnerables así como sus familias. Gracias a la presión que ejerce, con ayuda de otras asociaciones cooperantes, han conseguido entre otras, la rápida aprobación de una Ley de Primera Respuesta ante el coronavirus que regula el acceso a las pruebas de coronavirus, la asistencia alimentaria así como prestaciones por desempleo y por enfermedad de breve duración para las familias. La organización continúa presionando al Congreso de los EE.UU. para que anteponga, frente a otros asuntos, la ayuda para los niños y las niñas que más lo necesiten en una continuar esta primera medida legal con otro paquete de decisiones que amplíen su cobertura. 

Así mismo, la fundación ha puesto a disposición del público y compartido una serie de recomendaciones basadas en aquello que la investigación constata acerca de cómo afecta a las niñas y los niños el coronavirus. Algunas de estas orientaciones son:

Información sobre la pandemia COVID-19 y cómo proteger de la mejor forma posible a las familias especialmente aquellas que son multigeneracionales.

Recursos para garantizar el acceso a la alimentación.

Información sobre cómo solicitar prestaciones por desempleo.

Información sobre cómo apoyar a estudiantes que se encuentran en pisos de acogida. 

Por otra parte, entre los recursos que se proporcionan, se han añadido 8 tips que UNICEF ha publicado sobre cómo dirigirse a las niñas y los niños con el fin de evitar que paguen las consecuencias del nerviosismo, la angustia o el estrés que pueda generarse en la familia, producto de las preocupaciones y posibles tensiones que se deriven de esta situación. Entre ellos se incluye el de averiguar también si están siendo víctimas de estigmas o si los están difundiendo, ya que según UNICEF, la pandemia ha traído consigo numerosas denuncias por discriminación racial en todo el mundo. Es muy importante darles confianza para que, si han sufrido insultos o acoso, ya sea en la escuela antes de dejar de asistir a ella o en la red posteriormente, sientan la libertad y el apoyo necesario para contarlo.

Children’s Defense Fund continúa desarrollando un trabajo de referencia para inspirar a muchas otras comunidades nacionales e internacionales en el diseño e impulso de medidas de protección que garanticen la protección y antepongan la seguridad y salvaguarda de quienes son más vulnerables de sufrir las peores consecuencias de esta crisis de salud ya sea antes, durante o tras ella y que ningún niño o ninguna niña quede atrás.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación