El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés) es una organización independiente y sin ánimo de lucro que trabaja para promover la libertad de prensa en todo el mundo y para defender el derecho a informar de forma segura. Su red, formada por unas 40 destacadas y destacados periodistas en todo el mundo, tiene como propósito investigar allí donde se producen obstrucciones o violaciones de la libertad de prensa y darles visibilidad. La organización, además, ofrece apoyo y defensa a las y los periodistas que sufren represalias por informar en entornos hostiles proporcionándoles información, seguridad y una asistencia legal lo más rápida posible.

 Uno de los cometidos principales en la labor de investigación que lleva a cabo el CPJ es la identificación de la violencia que sufren las y los periodistas. En esta línea, Lucy Westcott, titular de la beca James W. Foley, que otorga la organización para llevar a cabo estudios de este tipo y otros, realizó una encuesta a mujeres periodistas de EE.UU. y Canadá sobre acoso sexual y violencia, con el fin de hallar información que arrojase luz sobre este tema para la posterior elaboración de una Guía con recomendaciones de seguridad que ayudara a las mujeres del sector a desarrollar su trabajo de la forma más segura posible.

En el estudio fueron encuestadas un total de 115 mujeres con experiencia de entre 6 meses y 37 años en el terreno de la información y revelaron, entre otros, los siguientes datos:

  • El 85% considera que el periodismo se ha vuelto una profesión más insegura en los últimos cinco años.
  • El 44% se ha formado en medidas de autoprotección.
  • El acoso digital es considerado la mayor amenaza por el 90% en el caso de las estadounidenses y el 71% en el de las canadienses.
  • Más del 70% de las periodistas manifestó haber sido víctima de amenazas o problemas de seguridad a través del acoso verbal y digital.
  • Recibir amenazas está muy generalizado, pero el acoso es mucho más contundente para las periodistas que cubren noticias de política local o nacional y del extremismo.

La encuesta confirma investigaciones llevadas a cabo por otras organizaciones sin ánimo de lucro, como el Informe publicado en 2014 por el Instituto Internacional para la Seguridad de los Periodistas y la Fundación Internacional de Medios para la Mujer sobre la seguridad de las periodistas, que halló que el 15% de las periodistas había experimentado violencia sexual en relación con su trabajo. En la misma línea, un estudio que Amnistía Internacional en colaboración con Element AI llevó a cabo en 2018 revelaba datos como que las periodistas eran objeto de acoso por razón de género y las más afectadas por la violencia sexualizada y ejercida de forma anónima. También ese mismo año, un informe llevado a cabo por International Women’s Media Foundation mostraba que los ataques en la red contra las periodistas habían cobrado mayor visibilidad y frecuencia en los últimos cinco años.  

Los resultados del trabajo llevado a cabo por L. Westcott han servido para la elaboración de un documento que recoge una serie de medidas relativas a aspectos como, por ejemplo, saber protegerse mejor en los viajes de alto riesgo, ubicarse bien en otros contextos socioculturales, moverse en las movilizaciones masivas o multitudes, hacer un uso seguro de Internet y evitar el doxing, y otros temas que aumentan el riesgo de sufrir un ataque. La guía también incluye qué hacer en el caso de haber sido víctima de agresión sexual. 

En definitiva, con esta colección de recursos el CPJ espera ayudar a las periodistas a prevenir en la medida de lo posible el riesgo a sufrir cualquier tipo de acoso, abuso o violencia sexual y ayudar a hacerle frente en caso de haberla sufrido en el ejercicio de su trabajo. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación