En estas páginas hablamos de Harriet Tubman el pasado mes de julio. Fue para comentar cómo Donald Trump se negaba a poner en circulación billetes de 20 dólares con la imagen de una mujer que fue esclava y más tarde se convirtió en activa abolicionista. La Administración Obama había programado su acusación para este año 2020, algo que no ha sucedido a causa de la cancelación impuesta por el actual presidente. Sin embargo, taponar un frasco no es plenamente efectivo cuando en su interior arde la llama de la justicia histórica.

Si no en moneda de papel, sí en tarjetas de plástico. Harriet Tubman (1820- 1913) está siendo recordada y homenajeada en las tarjetas de crédito del One United Bank, de titularidad afroamericana. La zarpa presidencial no alcanza a extorsionar a la propiedad privada, precisamente esta que él defiende con tanto fervor. 

Por añadidura, dentro de ocho años tendrá que convivir con la moneda de papel que llevará impreso el rostro de Tubman, ya que 2028 es la fecha irrevocable en que está prevista su emisión. Para entonces él ya no será el primer mandatario de los Estados Unidos, y por sus manos deberán pasar, aunque lo deteste, los billetes de banco que exhibirán a su odiada activista negra. Aunque quizás los de 20 dólares no sean los más utilizados por un magnate de su calibre. Si acaso, para dar alguna propina a los, para él, desdeñables trabajadores de clase baja.

Secciones: Al reverso portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación