La dirección de la Academia de cine de Francia anunció este jueves su dimisión al completo ante las críticas recibidas en relación con la falta de transparencia y paridad, así como por la polémica sobre las doce nominaciones a la película “Oficial y el espía’ de Roman Polanski, prófugo por violación y acusado de agresión sexual por varias mujeres. La última denuncia fue este pasado mes de noviembre, algo que el movimiento feminista han condenado, así como la ministra de igualdad francesa, Marlène Schiappa. 

La decisión se tomaba pocos días después de que el periódico francés Le Monde publicara una carta abierta dirigida a la Academia, firmada por 400 personalidades del mundo del cine, en que la acusan de actuar de manera opaca, elitista y cerrada, al no ser transparente en las decisiones tomadas, lo que ha causado que miembros de la misma no se reconozcan en las decisiones que se toman. 

Según publican los medios, la dirección explicaba en un comunicado que el cambio tendrá lugar después de la 45 edición de los Premios César, considerados los Óscar del cine francés, que se celebrará el próximo 28 de febrero. Será a partir de entonces cuando se verá la renovación de sus órganos directivos  y será el nuevo equipo quien inicie la modificación de los estatutos y otras medidas. Entre estas se destaca la paridad entre hombres y mujeres, tanto en la asamblea general como en el consejo de administración, así como trabajar para que también exista paridad entre los miembros de la Academia, que votan y nominan las películas. A día de hoy solo el 35% son mujeres.

La lucha feminista cada vez está más presente en nuestro día a día, al igual que somos más conscientes de la importancia de incorporar al feminismo las evidencias científicas, y defender y exigir que así sea. Dichas evidencias muestran que la paridad entre hombres y mujeres será más efectiva si se asegura que los entornos en los que nos desenvolvemos garantizan espacios seguros libres de cualquier tipo de violencia con un posicionamiento siempre del lado de  las víctimas, ya que será así la manera en que prime la igualdad en la pluralidad.

La ceremonia de los Premios César contará con la presencia de la actriz nominada Adèle Haenel, quien recientemente rompió el silencio sobre la violencia sexual que sufrió por parte de su director cuando era una adolescente. Pero no contará con la presencia de Román Polanski, también nominado, como él mismo ha comunicado. Victorias de la lucha contra la violencia de género, augurio de muchas más. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación