El artículo Stress, anxiety, harassment: huge survey reveals pressures of scientists’ working lives [Estrés, ansiedad, acoso: una gran encuesta revela las presiones de la vida laboral de los científicos], publicado en la revista Nature, indaga sobre cómo las largas jornadas, junto a una escasa seguridad laboral debido a las conductas inapropiadas como el acoso, podrían afectar a los científicos y científicas en sus vidas y carreras. Esto podría ser evaluable en cualquier área de trabajo que se lleve a cabo bajo condiciones similares.

Se sabe también que una jornada larga no sería un problema mientras se hiciera por voluntad propia y en un entorno saludable, rodeado/a de compañeros y compañeras amables, haciendo lo que a cada persona le apasiona. ¿Quién no ha estado horas y horas dedicándose a acabar un puzzle, montar un mueble, haciendo un artículo, entregando un proyecto o hasta mejorando la versión “final” de su tesis? Bromas aparte, mientras todo esto se realice en un entorno seguro, el estrés se mantiene en niveles bajos.

Pero, ¿y cuando añadimos el factor “acoso” a nuestra jornada laboral? El estudio detallado en el artículo mencionado se ha llevado a cabo entrevistando a más de 4000 científicos y científicas para profundizar en qué implica trabajar en un entorno hostil cuando se sufren situaciones de acoso. Desafortunadamente, más de 2500 personas de las entrevistadas (casi dos tercios, según el estudio “What Researchers Think About the Culture They Work In”) habían explicado haber sido testigos de situaciones de bullying o acoso y más de 1700 (un 43%) lo habían experimentado. Entre las posibles soluciones a este tipo de conductas el estudio concluye que se debería identificar el mal comportamiento para disuadirlo mediante la tolerancia cero al abuso en el lugar de trabajo, incluyendo la negativa a financiar personas / instituciones con cultura pobre y premiando a aquellos que demuestran buenas prácticas.

Artículos anteriores ya han explicado que el acoso laboral es una práctica que puede ser eliminada para desarrollar nuestro trabajo con las máximas condiciones de seguridad y que la conducta violenta se puede prevenir desde edades muy tempranas para poder evitar este tipo comportamiento en el futuro.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación