Twitter

Víctor Sánchez del Amo, entrenador del Málaga, fue suspendido de sus funciones por parte del club al viralizarse un vídeo íntimo sin su consentimiento.  Este hecho ha provocado la indignación tanto de afición como de diversos ciudadanos y ciudadanas, puesto que, siendo él la víctima de una extorsión, el club, en lugar de apoyarlo, lo ha castigado, aunque en las últimas horas, fruto de la presión social, haya querido suavizar su posicionamiento hacia él.

Sánchez del Amo puso en conocimiento de la policía los hechos, y estos ya están en los juzgados pertinentes para iniciar la investigación y hallar los culpables.  El 7 de enero publicaba en su Twitter cómo estaba siendo víctima de acoso y extorsión y que cualquier difusión del vídeo íntimo es causa de delito según el código penal.  

May Catalina Trigo, su esposa, ha salido también en su defensa, reafirmando el apoyo a su marido; según sus declaraciones, cada persona es libre de hacer lo que quiera en su intimidad sin causar daño a nadie, en cambio no es tolerable que haya personas que no reconozcan el daño realizado a su marido y quieran cambiar el foco en lugar de apoyarlo como víctima.

Él está siguiendo los pasos pertinentes judiciales, además de advertir que hay que tratar estos temas con sensibilidad mediática, porque hay muchos casos de personas que, por la atención insensible que se recibe, incluso llegan al suicidio. Por otra parte, ha reiterado su agradecimiento a las miles de personas que lo están apoyando en redes sociales y personalmente.

Tanto la plantilla de jugadores como la afición están apoyando a su entrenador, un ejemplo de solidaridad que ojalá se repita siempre sea quien sea la víctima.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación