Cesária Évora // Wikipedia

El género musical la morna fue declarado el pasado 7 de noviembre Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Oriunda de Cabo Verde, este reconocimiento incluye a toda una identidad portuguesa y criolla. Similar al fado y combinada con matices de origen africano, la morna es una mezcla de poesía, danza, música y voz quejumbrosa y emocionada que irradia melancolía, nostalgia, amor, desarraigo, queja y dolor.

Una de las más célebres intérpretes de la morna fue Cesária Évora (1941-2011), conocida como Reina de la morna o La diva de los pies descalzos. Évora empezó a cantar en las plazas de los pueblos de Cabo Verde. A los 16 años siguió su andadura cantando en bares y hoteles, pero la pesadumbre no solo habitaba en su voz y en su canto sino también en su vida. Évora tuvo que hacer un alto en su talento para poder sustentar a su familia, etapa en la que también tuvo que superar problemas de alcoholismo. 

En 1988, Évora se trasladó a París donde grabó sus primeros trabajos discográficos que la catapultaron a la fama, siendo sodade su trabajo más popular y alcanzado el pico de fama a los 47 años. Su obra versa sobre el aislamiento sufrido por Cabo Verde como país,el comercio de esclavos así como de la emigración de los caboverdianos al resto del mundo. 

De acuerdo con el Instituto de Patrimonio Cultural de la Unesco, el reconocimiento de la morna aportará una mayor cohesión social entre los caboverdianos y un orgullo especialmente para los criollos, quienes tendrán ahora mayor oportunidad de colaborar entre grupos musicales en la esfera pública como la administración e institutos de investigación, así como en la privada para su perpetuación y transmisión de generación en generación. 

Secciones: Culturas subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación