Mary Lucy Cartwright

Tal día como hoy, un 17 de diciembre de 1900, nacía la matemática británica Mary Lucy Cartwright en Aynho, Northamptonshire (Reino Unido).

Desde pequeña Cartwright se sintió atraída por dos ramas, la historia y las matemáticas, pero como el sistema de enseñanza de historia no la motivaba lo suficiente –consistía en memorizar fechas señaladas–, siempre tuvo claro que, aunque historia le gustaba, se dirigiría a estudiar matemáticas, y así fue. Después de la educación primaria, en 1919 se matriculó en matemáticas en la Facultad de St. Hugh, en la Universidad de Oxford. Fue una de las pocas mujeres que realizaron dicha carrera y la primera en matricularse con notas altas en 1923. Posteriormente, se dedicó a dar clases de matemáticas en escuelas hasta que decidió volver a la universidad para doctorarse.

En 1930 obtuvo su doctorado y consiguió una beca de investigación en el Girton College, en la Universidad de Cambridge. Allí trabajó junto al matemático John Edensor Littlewood, con quien posteriormente contribuiría a la teoría matemática del caos. Antes, sin embargo, Mary Cartwright desarrolló un teorema, el Teorema de Cartwright, resultado de su doctorado y una de las claves para el desarrollo de la teoría del caos.

Entre sus otros logros Cartwright alcanzó ser la directora del Girton College en 1945 y la primera mujer matemática en integrarse como miembro en la Royal Society. Más tarde, en 1961, se convirtió en la primera mujer en presidir la Sociedad Matemática de Londres.

Mary Cartwright pasó el resto de su vida dedicándose a lo que más le apasionaba, las matemáticas, hasta su jubilación en 1968, y su posterior fallecimiento en 1998, con 97 años, en Cambridge, Reino Unido.

Una vez más, otro ejemplo de superación de barreras que nos demuestra que haciendo las cosas con pasión y bondad se pueden alcanzar grandes logros. Cartwright es un ejemplo de ello. A pesar de ser una de las pocas mujeres en superar barreras, consiguió ser la primera mujer en lograr algo en varias ocasiones. Con ello no solo demostró su valía como persona, sino que contribuyó a abrir las puertas a otras mujeres que quisieran seguir sus pasos.

Si quieres, puedes escribir tu aportación