Gerty Theresa Cori

Esta científica obtuvo el Premio Nobel junto con su marido Carl Ferdinand Cori.

Gerty Theresa Cori nació en Praga en 1896. Recibió su formación inicial en casa hasta la edad de diez años, momento en el que entró en el Liceo femenino; desde muy joven le gustaba la Medicina, de modo que en 1914 aprobó el examen de acceso a la Facultad de dicha disciplina y seis años después obtuvo el doctorado.

En la universidad conoció a Carl Cori, quien después fue su marido. Además de trabajar en un hospital como pediatra, se introdujo en el mundo de la investigación. En aquel momento analizó la temperatura con las tiroides y publicó algunos artículos relacionados con la sangre.

Al estallar la Primera Guerra Mundial decidieron trasladarse a Estados Unidos. Investigaban juntos, a pesar de las críticas de sus colegas de profesión, pero Carlo Cori deseaba investigar con ella, ya que la consideraba igual de capacitada que un hombre. Publicaron artículos relacionados con sus estudios, algunos firmados por él y otros, menos, por ella.

A través de sus palabras se sabe que para el científico conocer a Gerty fue muy importante: “encontré una compañera de trabajo, una mujer joven, que tenía carisma, alegría e inteligencia y que amaba la naturaleza (características, que me atrajeron en seguida)”…

Durante veinticinco años este matrimonio estudió el metabolismo de los hidratos de carbono y las funciones de las enzimas en el tejido animal, entre otras cosas.

El premio lo recibieron por descubrir el mecanismo por el cual el glucógeno (un derivado de la glucosa) se convierte en ácido láctico en el tejido muscular y luego es resintetizado en el cuerpo y almacenamiento en el cuerpo y almacenado como fuente de energía, conocido como ciclo de Cori. 

Su formación en medicina y fisiología les capacitó para establecer una relación entre los procesos en el plano molecular con los fenómenos en el organismo. Gracias a sus conocimientos en física y química lograron hacer trabajos pioneros en el campo de la dinámica bioquímica.

Descubrieron el Glucosa-I-Fosfato, un producto intermedio en la síntesis del glucógeno, que obtuvo el nombre de Cori-Ester.

En 1947 Gerty Theresa Cori obtuvo en la universidad una cátedra propia en bioquímica.

Esta científica consiguió un descubrimiento más: el mal posicionamiento enzimático en diferentes formas de modificaciones patológicas en el almacenamiento del glucógeno en los niños. Ella mostró que un defecto enzimático puede ser hereditario.

Si quieres, puedes escribir tu aportación