Evento de Mujeres en la Nasa. Wikipedia

La NASA cierra el año 2019 haciendo balance. También en clave de género. Y si una cosa está clara es que ha sido un año marcado por grandes avances, como el paseo espacial realizado por Christina Koch y Jessica Meir, el primero realizado exclusivamente por mujeres. Otros logros están relacionados con la aprobación de unas nuevas guías para un uso no sexista del lenguaje y la organización de campamentos infantiles sobre aviación, el espacio y la robótica, que cuentan cada vez con más niñas. No obstante, la NASA hace también autocrítica. Las mujeres siguen siendo una minoría en la agencia espacial y representan alrededor de un 30% de la fuerza de trabajo, según datos de la misma agencia.

Con esta situación, la NASA se plantea los futuros retos hacia una industria aeroespacial con más presencia femenina. Un ejemplo es la misión lunar Artemis, que permitirá al próximo hombre y la primera mujer pisar la Luna en el año 2024. La astronauta Koch, una de las posibles astronautas para formar parte de esta misión admitió que “la idea de tener el honor de ser la primera mujer en caminar sobre la luna es casi demasiado grande para comprenderla”. Ha sido un sueño para ella durante toda su vida, así como para miles de niñas. Como la misma Koch declaró “probablemente al menos conoceré a la primera mujer en caminar sobre la luna” y es que no es tan importante el nombre sino lo que representa. Un paso más en la lucha de millones de mujeres para conseguir una sociedad más igualitaria, también en la industria aeroespacial.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación