Lo cierto es que no se sabe nada de la vida de Elizabeth Fulhame, ni dónde nació ni en qué año, nada de su familia. Lo poco que se sabe, como que era escocesa, es lo que ella escribió en su importante libro: Ensayo sobre la combustión, publicado en 1794, gracias a la edición del cual sabemos que vivió en el siglo XVIII.

La mujer que protagoniza el artículo fue química. Con la publicación de este libro marcó un hito en la química, puesto que anticipó el concepto de catálisis, descubrió los mecanismos de fotorreducción y puso la base en el camino hacia el conocimiento de la fotografía, ya que estudia la posibilidad de imprimir imágenes a partir de sales de plata, por la acción de la luz. Se considera que ese libro costituyó un paso muy importante para la química ya que en él pergeñó su propia teoría sobre la combustión, antes de que lo hicieran Berzelius y Eduard Buchner.

Lo cierto es que el descubrimiento de la catálisis tuvo lugar por el deseo de esta química de fabricar telas de oro, plata y otros metales mediante procesos químicos. Así lo describe en el prefacio del libro. No lo tuvo fácil, pues su marido y algunos compañeros de profesión la disuadían porque pensaban que lo que quería demostrar Elizabeth Fulhame era imposible. Así ella escribe en el prefacio de su libro: ” El descubrir que los experimentos no podían explicarse en función de ninguna teoría avanzada hasta la fecha me llevó a formarme una opinión diferente de la de M. Lavoisier y otros grandes nombres. Convencida de que ninguna autoridad debe disuadirnos de la investigación de la verdad, por grandiosa que sea, y de que cada opinión debe defenderse o caer por sus propios méritos, me aventuro a ofrecer con timidez la mía al mundo, dispuesta a renunciar a ella en cuanto aparezca una más racional”.

El libro está dividido en una introducción y diez capítulos, en los que se describen ciento cuarenta y nueve experimentos.

En la Introducción hace un repaso a las teorías dominantes en la época sobre la combustión. A lo largo de los capítulos describe las pruebas realizadas y la construcción de una teoría que explica sus resultados, lo que la lleva a elaborar su propia hipótesis de la combustión.

La base de todos sus estudios e indagaciones pone de manifiesto que tenía una clara percepción de lo que significaba realmente  comprometerse con el método científico.

Secciones: portada Reportajes

Si quieres, puedes escribir tu aportación