Ella Al-Shamahi. TED

Ella Al-Shamahi, paleontóloga y bióloga evolutiva nacida en Birmingham (Reino Unido) y de origen familiar yemení y sirio, es investigadora en el departamento de antropología del University College London. En 2015 fue nombrada National Geographic Emerging Explorer. 

Al-Shamahi, con su equipo, ha descubierto, gracias a la última tecnología de reconocimiento facial, el rostro endurecido por la batalla de una luchadora vikinga que vivió hace más de 1,000 años. El descubrimiento cambia las aportaciones históricas vigentes hasta ahora de que los hombres vikingos dejaban a sus mujeres en casa mientras ellos salían a combatir. 

Descubiertos en un cementerio vikingo en Solør, Noruega, y ahora conservados en el Museo de Cultura de Oslo, se encuentran los restos identificados de una mujer. Anteriormente se había descartado que se tratara de una tumba guerrera ya que había una mujer. Los científicos han descubierto que la mujer no solo fue enterrada en medio de una impresionante colección de armamento mortal, incluidas flechas, una espada, una lanza y un hacha, sino que también sufrió una lesión en la cabeza consistente con una herida de espada. Se descubrió que su cabeza, que descansaba en su tumba sobre un escudo, tenía una abolladura lo suficientemente grave como para dañar el hueso.

Al-Shamahi ha transformado el rumbo de la historia con un descubrimiento que cambia al menos mil años de interpretaciones históricas. El pasado 18 de enero Diario Feminista publicaba un descubrimiento que demostraba que las mujeres en los conventos también hacían manuscritos al mismo nivel que los monjes y compraban colores preciosos como el lapislázuli. Estos avances históricos transforman el imaginario social que ha alejado desde la antigüedad a las mujeres de los trabajos más físicos e intelectuales. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación