Salaam forma parte de los Junub Games for Peace y es un videojuego creado para concienciar sobre la situación de las personas desplazadas y refugiadas por culpa de las guerras. La primera versión del juego se lanzó en 2016 y, en ella, los jugadores tenían que disolver bombas con nubes de paz para evitar que cayeran sobre poblaciones. A partir de aquí, el juego se ha ido desarrollando y perfeccionando y, en la última versión, el jugador/a se pone en la piel de una persona refugiada que debe huir de un país en conflicto para llegar a una zona de paz esquivando bombas y consiguiendo agua y energía. Como en muchos videojuegos, los y las jugadoras tienen opción de comprar más agua, comida o medicamentos. La diferencia principal de este caso es que los fondos recogidos se destinan a ONG que trabajan para mejorar la vida de las personas refugiadas.

Salaam significa “paz” en árabe y es un videojuego que busca precisamente esto, porque, como dice su diseñador, la “Paz es algo que se construye con el tiempo […] Es la generación de un cambio. Es un cambio de mentalidad. Es un cambio de actitud con el otro”. Este videojuego está liderando un movimiento de juegos con impacto a nivel social que buscan ir más allá del entretenimiento para fomentar valores de paz, respeto y solidaridad.

Un hecho sorprendente es que detrás de este juego hay un diseñador que, en su día, fue refugiado en un campo en Uganda. Como dice su madre Daruka, “la vida cambia a veces” pero detrás de los cambios siempre hay personas como ella que creyó en la importancia de la educación para crear un futuro mejor para sus hijos.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación