Carolina Herschel con su hermano William

Hoy nos ocupamos de una figura que compaginó dos disciplinas,  muy diferentes entre sí, e incompatibles en apariencia debido a esa idea errónea de que los seres humanos o se dedican a una disciplina y lo relacionado con ella, o a otra pero no a diversas y variadas partes del conocimiento al mismo tiempo, así pues Carolina Herschel fue soprano y astrónoma. 

La astrónoma de la que hoy hablaremos nació en Hannover, en 1750, si bien buena parte de su vida la pasó en Inglaterra. 

Pertenecía a una familia de músicos, su padre era músico y quería dar a sus hijos formación en distintas disciplinas, desde la música hasta la Astronomía y los idiomas; quería incluir a su hija en la educación formal, pero la madre de Carolina Herschel no lo consideraba necesario, por ello no recibió educación formal. Sin embargo, su padre le dio clases a escondidas de Música y de Astronomía. 

Dos de sus hermanos eran músicos en Inglaterra, así que Carolina se fue a vivir con ellos para estudiar canto. 

Carolina Herschel obtuvo éxito como soprano, aunque solo cantaba cuando dirigía su hermano. 

Su hermano, William dejó la música para dedicarse a la Astronomía ella también dejó de cantar y comenzó su carrera científica como ayudante de su hermano. Primero su hermano le dio clases de Matemáticas, Astronomía e Inglés, después acabó de formarse de manera autodidacta; llegó a ser una excepcional astrónoma. Es considerada la primera astrónoma profesional. 

Carolina Herschel junto con su hermano descubrió mil estrellas dobles y demostraron que muchas de ellas eran sistemas binarios, así hallaron la primera prueba de la existencia de gravedad fuera del sistema solar.

Fue la primera mujer que detectó un cometa, pero no fue el único, ya que descubrió ocho en total. Y tres nebulosas. Asimismo, colaboró con su hermano en el diseño y construcción de los telescopios y en la catalogación de sus observaciones. 

El rey Jorge III asignó un sueldo a Carolina Herschel, por lo que logró independencia económica. Llegó a tener un observatorio propio. 

En 1828 recibió la Medalla de oro de la Real Sociedad Astronómica, sociedad de la que fue su primer miembro honorario femenino. La nombraron miembro de la Real Academia Irlandesa y en 1846 recibió la Medalla de Oro de las Ciencias. 

El cráter lunar C. Herschel lleva este nombre en su honor. 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: portada Reportajes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − 1 =