El cáncer de piel se ha diagnosticado principalmente de manera visual, comenzando con un primer examen clínico, seguido de un análisis dermatoscópico, una biopsia y un examen histopatológico.

Ahora una inteligencia artificial (IA) específica ha sido preparada para clasificar imágenes de lesiones cutáneas, tanto benignas como cánceres. Un equipo de investigadores/as de la Universidad de Stanford ha publicado este hallazgo en la revista científica Nature la investigación “Dermatologist-level classification of skin cancer with deep neural networks”.

La investigación muestra cómo las personas investigadoras han preparado de una red neuronal artificial, a la cual se le han incorporado alrededor de 130,000 imágenes de lesiones cutáneas que comprenden más de 2000 enfermedades. A partir de estas imágenes la IA hace una clasificación automatizada de las lesiones cutáneas. 

Las personas científicas han comparado esta IA con 21 profesionales de la dermatología, a partir de lo cual han determinado que esta tecnología es capaz de clasificar el cáncer de piel con un nivel de competencia comparable al de los y las dermatólogas. Esta tecnología estará en los dispositivos móviles con la finalidad de extender el alcance de la dermatología fuera de la clínica. 

Para el año 2021 habrá más de 6.300 millones de suscripciones de teléfonos inteligentes y, por lo tanto, esta tecnología puede proporcionar acceso universal de bajo coste.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación